Mi Cesta

Juan de san Grial · Sobre el autór
Republica Guinea Ecuatorial 4º-7C46022Valencia, España+34 677-928-573
Espiritualidad cátara

Todos nos hemos preguntado alguna vez cuán importante podría ser encontrarnos con seres que son Puro Amor, Pura Sabiduría, Pura Bondad y todos sabemos en nuestro interior ¡que existen! Los buscamos porque sabemos perfectamente que nos pueden entregar el legado más preciado para el ser humano. Nuestro deseo de espiritualidad de querer ser más humanos, más lo que realmente somos esencia divina nos lleva al encuentro con ellos. Sabemos que tienen práctica espiritual y suben por una escalera de Divinización para crear el nuevo hombre solar.

Siempre han existido desde los primeros tiempos escuelas como la de María Magdalena en Europa. Gran escuela de nivel espiritual que portaba la adoración de Cristo que tenía gran popularidad. Muchos de sus seguidores llegaron a los más altos niveles de perfección en el amor.

María Magdalena tuvo un gran enfrentamiento con el apóstol Pedro, donde ella le denunciaba por distorsionar la imagen de Cristo. Se oponía a Pedro por la enseñanza que este hizo de Cristo con su mentalidad del judaísmo macabeo, poniendo a Cristo como a un mesías, hijo de Jehová y salvador del pueblo judío, etc. María enseñaba cómo encender el fuego del amor en el corazón espiritual, tener a Cristo como Novio y unirse con él.

Andrés amaba mucho a María Magdalena, se le conocía como Primer apóstol llamado y el definía a María Magdalena la segunda Madre Divina ya que ella mostraba una locura de amor por Cristo. También se encontraba muy cerca del espíritu de Juan Evangelista.

Andrés el Primer llamado traía un mensaje sobre el Cristo verdadero a las tierras eslavas y su mensaje se propago rápidamente entre los teogamitas eslavos. Ellos enseñaban que Dios es un Padre bueno y amante, que no tiene relación con ningún mal, juicio ni muerte. Nos contaban que el mal mundial es obra del príncipe de este mundo. Sabían que no hay separación en absoluto entre Dios y el hombre, ya que Cristo vive en cada alma.

Los teogamitas eslavos negaban cualquier tipo de violencia. Toleraban la disidencia y nunca usaron el lenguaje de la coerción. A los que no podían seguir el camino y a los que se encontraban perdidos les ofrecían pautas de manera tan amorosa que podían curar sus almas.

Los teogamitas eslavos creaban atmósferas de diálogo maravilloso, de amor con confianza. Esta relación conmovedora, bondadosa hacia la persona, atraía a ellos muchas almas. Los príncipes eslavos y la gente simple adoptaban de los teogamitas su amabilidad sin límites con toda criatura viviente. Entre ellos no podía haber ninguna duda de abuso, castigo ni tribunal. No conocían el miedo. En los corazones y las almas reinaba el amor puro.

A Eufrosinia mirrifera la llaman la misteriosa guía. Lejana al ritualismo de la fe de culto, ella fue la única después de Serafín de Sarov, gran maestro espiritual ruso que enseñó los escalones de acumulación del Espíritu Omnibueno.

Enseñaba como aliviar el cáliz de pecados, cómo ayudar con la oración a los prójimos; cómo entrar con el ayuno y con la ablución en las aguas sagradas, en la dicha celestial; como elevarse a los cielos en el salterio nocturno y las postracioncitas.

Entre nosotros tenemos ahora al ungido de la Iglesia del amor, su nombre Juan de San Grial, él tiene la marca más alta. Nos trae la herencia de los padres teogamitas eslavos y todo lo que ellos conocían del camino espiritual. De Serafín el enternecido – el don de llorador. De María Magdalena - el amor inefable. De Eufrosinia – el fuego de metanoia y el anhelo por la santidad perfecta. De Andrés el Primer llamado – la bondad inmensa al alma humana y la capacidad de ver en cualquiera a la misteriosa divinidad.

¿Qué más podemos decir de Juan de San Grial? –muchas cosas, entre ellas su capacidad para escribir más de 400 libros. Revelaciones, prédicas, diarios, poesía - un tesoro espiritual para la humanidad. "La Rosa de los Serafitas", "El vencedor del GULAG", "La gran iglesia del Amor" y otros libros gozan de un gran interés en muchos países del mundo. En los comunidades creadas por él nacen hoy nuevas Marías Magdalenas, Eufrosinias, Serafimes ...

El nombre que se le puso al nacer a Juan de San Grial fue Benjamin Bereslavskiy. Su historia data del año 1946 en Moscú. Realizo estudios Superiores de Lenguas Extranjeras en el “Maurice Taurez”, terminándolos en 1970. Comenzó a dar sus primeros pasos en la literatura escribiendo para el mismo. Terminaba la década de los 80 cuando decidió publicar sus obras. Tuvo formación musical en la escuela de Heinrich Neuhaus y en el Conservatorio “Tchaikovski” de Moscú. Se dedicó a hacer de traductor, intérprete y profesor de inglés en la Universidad.

Ha fundado la nueva escuela cátara donde miles de personas le siguen en todo el mundo. Tiene en su haber el Premio de la Paz “Albert Einstein” (2001), concedido por sus múltiples colaboraciones en la Asociación Internacional de Personalidades de la Educación por la Paz Mundial, la NGO, la ONU, la UNDPI, la UNICEF, la UNICED y la UNESCO.

Está en contacto permanente con personalidades intelectuales y guías espirituales del cristianismo, el islam y el budismo de varios países. Se relaciona con todos los ámbitos sociales, culturales y espirituales. Ha realizado numerosas conferencias así como entrevistas por todo el mundo.
Preside honoríficamente la Asociación Internacional de autores religiosos y filósofos (2005), es uno de los principales investigadores del pensamiento filosófico en el campo de la teología.

Entre las perlas filosóficas que él nos trae destacamos este pensamiento 'Hay muchos caminos a Dios, pero el camino del amor es el más difícil y hermoso entre ellos. Bendito es aquel que lo encuentre, porque conocerá un tesoro grandísimo – el amor puro, para el cual cada persona viene a la Tierra’.

Padre Juan es un conquistador de almas, quien le encuentra se enamora de él porque su vida está hecha de santidad. Todo su hacer nos lleva hasta una espiritualidad de altas vuelos. Cuanto más le conocemos más deseamos unirnos con él para poder extraer ese agua fresca que toda alma necesita de ese pozo inagotable que el posee.

Sus hijos espirituales se cuentan por miles a lo largo de la Tierra: Estados Unidos, Japón, Europa, África, Rusia... Él es conocido por sus seguidores como «el padre del amor inefable”, un maestro de santidad, que posee las llaves misterios para transmitir el consolamentum, envuelto en el Espíritu Omnibueno.

Parece que todo su ser está tejido de compuesto celestial. Un místico excepcional que el mundo no conocía. Profeta, mensajero celestial, dedicado a los más altos secretos de la Sabiduría. Los transmite no tanto con la sabiduría de las palabras, sino infundiendo el mismo aliento y admiración, deleite y beatitud, alegría y amor.

Las personas se conmueven con su custodia. ¡Cuánto amor da a las almas! "Por muy bajo que caiga el hombre o se equivoque- enseña Juan de San Grial - en él se mantiene el potencial inagotable de amor." Descubrir en la persona un tesoro de amor, padre Juan cree que es el deber pastoral más importante.

Es un representante digno de la élite mundial, que tiene virtudes inherentes arquetípicas: gran erudito, opiniones sin concesiones, una mente brillante, inteligencia altísima, sabiduría madura, simplicidad confiada, visión profética y decisión original. Un estilo inimitablemente, un lenguaje aforístico brillante; la maravilla de sus nuevas imágenes permite de forma segura clasificar los 400 libros escritos por el entre las obras maestras del pensamiento espiritual del tercer milenio.

La señal por la cual sabemos que Juan de San Grial trae el verdadero camino es manifestada porque el Padre Celestial hace a través de el milagros inauditos, cura literalmente a los incurables, devuelve a la vida a los que ya se les escapa restaurando una salud que se encuentra arruinada. En sus centros espirituales y nuevas comunidades luminosas, miles de personas ya viven en este Nuevo paradigma encontrando una vida feliz en la luz y el amor.

El conoce cuál es su vocación principal y esta es manifestar el amor supremo a la gente. Aquellos que quieren caminar junto a él han de recibir los sellos de la virginidad y la cruz".

Para nuestro padre Juan la virginidad es la virtud para alcanzar el amor supremo. Esta virginidad tiene un anhelo grande de alcanzar el amor que no está en la Tierra, sino en los cielos superiores, anhela las alas, con el fin de cumplir la promesa más alta, inalcanzable en este siglo: llegar a ser uno con el Padre... Lo más importante en estos momentos de cambios planetarios es que solo el lenguaje del amor SIRVE y tenemos que negar las razones humanas, los juicios, renunciando a esas parcelas de nuestro propio conocimiento que hemos ganado con múltiples batallas a lo largo de nuestra vida. ¡El siglo de la palabra ha terminado - ha llegado el siglo del corazón, de la revelación del amor que anhela la humanidad!"

El mundo de padre Juan es virginal y puro, su sola presencia prohíbe cualquier lujuria, fornicación o inmundicia.

Extraemos de este aprendizaje la comprensión misteriosa y hermosa sobre el hombre ante los ojos del Padre amante. Su Nueva espiritualidad nos acerca a la cultura del tercer milenio. Sera el momento en que la humanidad comprenda el verdadero valor de la virginidad y la Cruz. Estas fuerzas misteriosas transformaran la naturaleza humana haciendo que el pecado desaparezca de la faz de la Tierra dando como consecuencia el tálamo misterioso de Divinización en el lecho nupcial donde nos uniremos con el Novio celestial.

 

Dilyana

 

Más acerca de Juan de San Grial

  

 

 

 

 

Kondratiy Andreyev
Chat con nosotros, estamos en línea!