Mi Cesta

EL EVANGELIO DEL BIEN: EL EVANGELIO DEL GRIAL
Espiritualidad cátara
Republica Guinea Ecuatorial 4º-7C46022Valencia, España+34 677-928-573

Del libro de Juan de San Grial "EL GRIAL: LA INICIACIÓN EN LA CABALLERÍA BLANCA"

O GAHMURET, EL CABALLERO ESMERALDA DE LA PAZ

Los caballeros del Grial perdonaban la vida generosamente
a sus contrincantes durante los duelos, pues comprendían
que la divinidad se oculta incluso en el enemigo, por muy
profundamente que haya conocido el mal. Le ofrecían el
beso de la paz, y aquel que un instante atrás combatía a
muerte con él... se convertía en un amigo.

CIEN MIL AÑOS durará en la Tierra la lucha entre dos dioses, dos civilizaciones, dos bandos: la lucha del bien y el mal.

La auténtica espiritualidad que tanto necesita el mundo es ineludiblemente dualista. La más mínima reunión de los oponentes amenaza con una catástrofe mundial y supramundial. Cualquier mezcla e inexactitud puede llevarnos de los Campos Elíseos a los campos minados...

El evangelion auténtico (del griego “buena nueva”) enseña la victoria del bien sobre el mal.

EL GRIAL: LA INICIACIÓN EN LA CABALLERÍA BLANCA

¡No existen otros evangelios! La buena noticia, evidentemente, se afirma a través de la prohibición de una noticia de orden contrario: la del triunfo del mal, del odio, de la muerte, etcétera.

Las antiguas sagas son el evangelio solar del bien, tan necesario para el mundo, o el evangelio del Santo Grial (Grial: suma de buenas civilizaciones, planetas, mundos). No son de procedencia celta, irlandesa o bretona, sino hiperbórea; son arquetípicas y sagradas, refl ejan la batalla del bien contra el mal, que dura ya millones de años con un éxito variable.

Hoy en día, los terrestres —¡desgraciadamente!— se alejaron del bien. En sus mentes todo se mezcló, se confundió, es imposible desenredar la madeja en mil años... Han olvidado distinguir el bien del mal. Y de la confusión a la tergiversación no hay más que un paso, y de este, a la locura y al holocausto atómico mundial otro...

No dirías tal cosa de las divinidades. En el Jardín del Edén, Cristo (los copistas malvados del Antiguo Testamento, tergiversándolo todo, lo nombraron serpiente) dice a Adán y a Eva: “... se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conociendo el bien y el mal” (Gén. 3:5). Los dioses diferencian el bien del mal (!), por eso son nombrados divinidades y viven por siempre.

A la humanidad le espera un buen camino hacia la divinización. Es mayúsculo y al mismo tiempo sencillo. Presupone varias gradaciones, que involucran a los terrestres en batallas armagedónicas supramundiales:
1) aprender a diferenciar con sensatez el bien y el mal, no mezclarlos, con lo que potencialmente se asimilarían a los dioses;
2) aprender a rebelarse contra el mal, negarlo en todas sus formas, incluidas las miles de formas sublimadas y confusas (desenredar la madeja);
3) conocer las miles de ventajas del bien y, al final 
4) derrotar al mal en sí mismos y en el mundo, para lo cual
5) dar los votos de caballero de la santa bondad y del amor, anticipados con los votos de la virginidad y la consagración a la gran Diosa Virgen Madre.

Seguir las etapas indicadas llevará a la humanidad a un gran triunfo. La desviación conducirá a una catastrófica derrota de impredecibles consecuencias, que podrá dejar sus huellas por miles de años.

*

Las sagas relatan antiguas épocas caballerescas. Sus argumentos, con infinidad de torneos, envenenamientos y asesinatos no se deben entender en sentido literal, sino alegórico: como el combate entre el bien y el mal a nivel mundial.

LOS RELATOS DE LAS INICIACIONES necesitan una explicación espiritual. En caso contrario su lectura será profanadora, solo para recibir goce, como la lectura de los cuentos, mitos y leyendas comunes...

Las sagas consagran y modelan, ejerciendo una acción contraria a las 180 operaciones fatales del remodelado de adaptación. Los oyentes de las sagas sagradas, en caso de asimilarlas adecuadamente, pueden convertirse ellos mismos en nobles caballeros.

Un magnífico ejemplo de ello es Luis II de Baviera, cuyo modo de ver el mundo se estableció bajo la infl uencia directa de las sagas celtas, germánicas y eslavas de los paladines.

... Cuando Luis tenía doce años le fue presentado un capellán romano, partidario de la idea del “Papa ultramontano”51. Leen el Evangelio. A Luis le resulta interesante. Pero cuando el relato llega a la crucifixión de Cristo, en el rostro del príncipe heredero aparece una mueca de dolor.
—¿Qué sucede, su alteza? —pregunta el capellán.
—¡No comprendo nada! —le responde Luis— ¿Por qué nadie intercedió por Cristo? ¿Por qué nadie tomó una espada y mató a los malvados allí mismo? ¡¿Por qué el mal anda celebrando su triunfo sin castigo alguno?!
—Pero, su alteza, Cristo debió morir en la cruz ofreciéndose como víctima redentora de los pecados del mundo... A ese argumento escolástico romano el joven Luis objeta de manera genial:
—¡¿Para qué tenía que hacer el Dios bondadoso ese terrible sacrificio, sacrificar a su único y amado Hijo?! ¿Dónde está la relación entre la crucifixión de Cristo y la edención general? ¿Dónde están sus frutos? Mire en derredor, capellán: el triunfo de la mezquindad, del mal, de la mentira. Por doquier guerras, discordia. Las personas se odian, mienten y se comportan como hipócritas. Sus vidas no tienen sentido. Cava un poco más abajo, ¿y qué hay? No hay nada, excepto el mal...

¡El Buen Padre no puede ordenar que crucifiquen a su amado hijo para perdonar a otro! Si Dios es bueno, él perdona sin condición alguna.
¡Y si es malo, me niego a creer en ese Dios!

Los razonamientos caballerescos de Luis están inspirados en las antiguas sagas arquetípicas. Hoy les propongo la interpretación de una de ellas. 

La continuacin sigue.

 

Radio Millenium de Alicante de este tema

Kondratiy Andreyev

Estamos en las Redes Sociales

Suscríbase y reciba de regalo una revista en PDF
'EL BARCO BLANCO'

¿Como pagar atravéz de tarjetas bancarias?

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadisticas de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si accepta o continuar navegando, consideramos que acepta su usa. Puede cambiar la configuración u obtener más información haga clic en el botón "Política de Cookies"