Mi Cesta

EL EVANGELIO DEL BIEN: EL EVANGELIO DEL GRIAL | Juan de San Grial
Espiritualidad cátara
Republica Guinea Ecuatorial 4º-7C46022Valencia, España+34 677-928-573

Del libro de Juan de San Grial "EL GRIAL: LA INICIACIÓN EN LA CABALLERÍA BLANCA"

EL ENAMORAMIENTO VIRGINAL DE UNA DIVINIDAD QUE HA DESCENDIDO A LA TIERRA DE MODO YURÓDIVO

El relato de las sagas es enteramente sagrado: desde los detalles externos hasta los nombres propios y los de las ciudades. ¿Parsifal no proviene acaso de partzufim (los rostros de la divinidad en la Cábala)? ¡Sí, en las sagas figuran por todas partes rostros divinos! ¿Acaso no son las mil quinientas hipóstasis partas de la Madre Divina y de Cristo, los partzufim resplandecientes?

EN LA NATURALEZA DE LOS CABALLEROS DEL SANTO GRIAL ESTÁ EL TRATO AL HOMBRE COMO UNA DIVINIDAD. La hermandad de los caballeros está basada en el convencimiento de que en el hermano vive una divinidad de indescriptible belleza. El corazón del caballero es ardiente, se entrega sin reservas, desinteresadamente. El caballero hace voto de entregar su vida por su prójimo. “¿Qué puede haber más hermoso que, tras llegar al mundo, dar la vida por la divinidad? ¿Acaso no es esa la clave
de la divinización?”, razonan los caballeros. 

El enamoramiento virginal (tan difícil de asimilar por la consciencia actual, orientada de manera tecnócrata o llena de goces artístico-románticos) es posible con una condición: ver en el hombre a una divinidad.

Es necesario aceptar los principios de otra espiritualidad, ajena al mundo actual. De una espiritualidad en la que las buenas divinidades forman un todo indivisible con las buenas personas y que pasan con facilidad de unas a otras: de divinidades a hombres y de hombres a divinidades.

EL GRIAL: LA INICIACIÓN EN LA CABALLERÍA BLANCA

El enamoramiento virginal es hacia una divinidad que ha descendido a la Tierra de forma yuródiva. ¡Está acompañada de una cascada de éxtasis e iluminaciones de inconcebible belleza! La existencia del prójimo, aunque los unan durante medio siglo lazos indestructibles, sigue siendo un misterio sellado. Ante ustedes no está el prójimo —esposo, esposa, hermano, hermana, amigo, etc. (los roles desempeñados en el orden terrenal)—, sino una divinidad misteriosa bajo el nombre de Dmitri, Vera, Alejandra...

El beso de la paz se le ofrece a la divinidad. Los lazos matrimoniales se establecen con la divinidad. Se entabla diálogo con la divinidad. La divinidad en el prójimo lleva la cruz yuródiva en lo pasional. La adoración al prójimo es sinónimo de divinización. El credo de los caballeros del Cáliz Sagrado es:

ADORAR PARA DIVINIZAR. DIVINIZAR PARA ADORAR AÚN MÁS. La divinización entrega la calidez deliciosa de los corazones. ¡¿Cómo no estremecerse ante la idea de que tu interlocutor es un dios?! Y un vecino pancista común y corriente, un visitante asiduo de una taberna se convierte en un interlocutor providencial...

LA ARDIENTE HERMANDAD CABALLERESCA HACÍA FRENTE AL CELIBATO MONASTERIAL*

Los caballeros del Grial perdonaban la vida generosamente a sus contrincantes durante el duelo, comprendiendo que la divinidad se oculta incluso en el enemigo, por muy profundamente que haya conocido el mal. Le ofrecían el beso de la paz, y aquel que un instante atrás combatía a muerte con él... se convertía en un amigo.

El enemigo está mezclado. Sí, el mal prevalece en su alma... pero la divinidad también vive en él a pesar de todo.

La ardiente hermandad caballeresca hacía frente al celibato monasterial, encerrado en sí mismo, sin corazón, sin hermandad. La frialdad, la reglamentación, el ascetismo subrayado, el formalismo del monacato (exteriormente viven bajo el mismo techo, pero internamente permanecen extraños unos a otros, envidiando, comportándose como caínes, rivalizando) no conducían al debilitamiento, sino al agravamiento del mal (!), a la inquisición, al genocidio de los santos. Los caballeros de senmascaraban a los monjes como malvados y embusteros, y sostuvieron una batalla espiritual a muerte contra las sotanas negras.

Un gran caballero era más considerado por el pueblo que un rey. Lo incluían en el género de los desposines y le rendían en verdad honores divinos.

Las sagas hablan exclusivamente sobre los desposines. Las divinidades descienden a la Tierra en forma de defensores de la humanidad, de caballeros del bien, cuyas victorias son milagrosas y dignas de glorificación. 

Esa era la mentalidad de los europeos en la Edad Media.


*El celibato es opuesto a la virginidad. En la práctica, la imagen romana del celibato encerraba al alma en la cáscara del ascetismo sombrío y del odio hacia todo el mundo, lo que conducía a graves alienaciones mentales y tentaciones. La virginidad auténtica, al revés, es un estado iluminado, el estado extático de la novia que anhela contraer un matrimonio inmaculado con la Divinidad y con toda la humanidad.

Lea la continuación en el libro ¨EL GRIAL: LA INICIACIÓN EN LA CABALLERÍA BLANCA¨

 

Radio Millenium de Alicante de este tema

 

Kondratiy Andreyev

Estamos en las Redes Sociales

Suscríbase y reciba de regalo una revista en PDF
'EL BARCO BLANCO'

¿Como pagar atravéz de tarjetas bancarias?

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadisticas de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si accepta o continuar navegando, consideramos que acepta su usa. Puede cambiar la configuración u obtener más información haga clic en el botón "Política de Cookies"