Mi Cesta

Iglesia y rito en el cristianismo convencional y en el catarismo
Espiritualidad cátara
Republica Guinea Ecuatorial 4º-7C46022Valencia, España+34 677-928-573

Del libro de Lohengrin García de Yzaguirre 'LOS CÁTAROS DEL SIGLO XXI SOBRE LA HISTORIA DEL CATARISMO'.

El catarismo y el bogomilismo históricos fueron un movimiento espiritual que germinó en Europa a partir del siglo IX. Los cátaros medievales eran llamados así porque después de practicar la catarsis (‘purifi cación’ en griego) se convertían en ‘puros’. Eran cristianos dualistas: creían que el mal no procede de Dios, sino del diablo, y que el diablo formó el mundo material, siendo tomado por Dios en el Antiguo Testamento. Consideraban que Dios Padre es solamente luz, bondad y amor, y que creó el alma humana en el cielo, no a la vez que el cuerpo físico denso, formado por el diablo.

El movimiento espiritual cátaro fue perseguido por la jerarquía de la iglesia católica medieval, pero en el siglo XXI renace, como fue profetizado, enriquecido con otras experiencias espirituales y fecundado por la sangre de los mártires de los últimos siglos.

‘El catarismo [...] pretendía recuperar el verdadero sentido original del cristianismo [...] como una práctica de vida fraternal que aspiraba a la efusión del Espíritu Santo, individual y colectivamente’[19].

La Iglesia

LOS CÁTAROS 
DEL SIGLO XXI SOBRE LA HISTORIA DEL CATARISMO

El cristianismo considera que la Iglesia es la morada del Espíritu Santo en este mundo. La meta de las Iglesias católica y cátara debía ser un servicio de asistencia espiritual y en adelante podremos ver si era así. Católica significa ‘universal’, pero la Iglesia realmente universal no es humana, ya que Cristo dijo: ‘Mi Reino no es de este mundo’. Ekklesia, del griego, signifi ca ‘asamblea’. Sin embargo, en el catolicismo, el nombre ‘iglesia’ también ha sustituido a ‘templo’, convirtiéndose en sinónimo de edifi cio[78].

La Iglesia de los bons homes o bonsomes —buenos hombres, en occitano— era una Iglesia cristiana independiente. Los cátaros llamaron a su Iglesia la Iglesia de los Buenos Cristianos, la Iglesia de Dios[98].

El ritual o manuscrito cátaro occitano de Dublín dice:
Esta Iglesia no es de piedra, ni de madera, ni de nada que venga de la mano del hombre. Porque las Actas de los Apóstoles nos enseñan que el Altísimo no habita en construcciones hechas por manos de hombres. Esta santa Iglesia es la asamblea de los fieles y de los santos, en la cual Jesucristo permanece y permanecerá hasta el fin de los siglos, tal como lo dijo en el Evangelio de san Mateo.

La carta del prior católico Evervin de Steinfeld a Bernardo de Claravall (1143) nos da más detalles sobre la Iglesia cátara mostrándonos también la opinión de la Iglesia cátolica sobre esta:

Ved aquí su herejía: dicen que son la Iglesia porque solamente ellos siguen a Cristo; que son los verdaderos discípulos de la vida apostólica, no buscan nada en el mundo ni poseen casa ni campos ni nada de dinero, igual que Cristo. Dirigiéndose a nosotros los monjes, dicen que si bien no poseemos nada propio, lo poseemos en común, es decir, que aún poseemos.

Todo lo soportan porque dicen que no son de este mundo; pero nosotros, si amamos el mundo y estamos en paz con el mundo, es porque somos de este mundo. Dicen que forman parte de la descendencia de los apóstoles, permanecen en la gracia de Cristo y permanecerán hasta el fin de los siglos. Reciben en el rango de creyentes a los que llaman auditores. Y así se hace posible ayudar al creyente en sus oraciones, hasta que, sufi cientemente probado, le hacen un Elegido[99].

*

Los cátaros a su vez llamaban a la Iglesia católica la Iglesia grande, la falsa Iglesia, la Iglesia de los Lobos, hija del maligno, creada por el Dios falso de este mundo para viciar el mensaje de Cristo[99]. Ellos rehusaban los concilios y los Padres de la Iglesia[20].

Y en nuestros días, la propia Virgen confi rma la postura cátara en una revelación[277]: ‘Los sacerdotes farisaicos [...] al maligno [...] le siguen como bancos de peces. Y el enemigo ríe [...] con una risa asquerosa y maldita, despreciando a los adamitas [descendientes de Adán] y a Cristo, porque éstos consideran a los sacerdotes santos y creen en la Iglesia como sagrada personifi cación y continuación de Cristo’ (verso 173).

Cristo reveló a Juan de San Grial[277]: ‘La mayoría de los santos honrados como tales en la Tierra por las instituciones, no están entre mis discípulos’ (v. 820).

En el capítulo 9 veremos dos ejemplos sobre la revelación anterior. En el primer caso hubo varios inquisidores canonizados por la iglesia católica, algunos declarados mártires, a pesar de que como miembros de la Inquisición —no lo olvidemos—, torturaban y condenaban a ser quemado vivo. Por el contrario, en Italia, las reliquias de un cátaro —que curaban milagrosamente—, fueron desenterradas y quemadas por la Iglesia católica.

*

El catarismo estaba organizado en iglesias independientes, como el primer cristianismo[28]. Las células de base eran las casas cátaras (bastides), bajo la autoridad de un anciano. Las había de perfectos y de perfectas (Buenas Damas o ‘Belles Dames’), estas últimas dirigidas por una anciana o ‘priora’. Según Duvernoy, la jerarquía cátara estaba extraída de san Pablo (obispos y sus coadyuvantes: el Hijo mayor y el Hijo menor, diáconos y ancianos)[43]. Cuando una comunidad era sufi cientemente numerosa y estaba preparada, se organizaba en Iglesia: elegía entre los perfectos a un obispo, diáconos (un cargo más alto que su homónimo católico) y a veces subdiáconos[178].

Se llamaba al obispo para las ceremonias. Gestionaba asuntos mundanos y financieros de la Iglesia. Dos diáconos eran sus compañeros, uno de ellos normalmente joven. Presidían la disciplina, predicación y ritual de las comunidades. También organizaban el itinerario de la predicación.

El obispo cátaro no era como el católico: en vez de residir en la catedral, era itinerante y no residía en la gran ciudad. Como lo testimonia Gerardo (un ‘hereje’ italiano, 1028): ‘Tenemos un papa (no el romano), que visita a nuestros hermanos dispersos por el mundo...’. Según el Ritual cátaro latino de Florencia, si un obispo cesaba antes de morir, los perfectos elegían otro.

Juan de San Grial nos da más detalles: ‘Los obispos llevaban la custodia de la virginidad total de su rebaño vigilando que no penetraran numerosas tentaciones y seducciones que esperaban a los discípulos de Cristo en el camino al Reino Celestial […] Había 72 [362] ’. Después, entre el obispo y los diáconos surgieron los ministerios de Hijo Mayor (primer coadjutor) e Hijo Menor (segundo). El Mayor sucedía al obispo tras su muerte, momento en que el Menor se convertía en Mayor.

Los grados espirituales del catarismo

Los grados espirituales de la fraternidad cátara eran los siguientes:
Simpatizantes o auditores (acusticoi = oyentes): asistían a las prédicas de los perfectos y solicitaban su bendición. Los simpatizantes eran como los catecúmenos de los primeros cristianos (ambos eran libres de ir a iglesias católicas —los primeros— o a templos paganos —los segundos)[17].

Creyentes: ejercitaban la caridad, el perdón de las ofensas, la humildad, la veracidad, el ayuno, la abstinencia, se les prohibía el adulterio. A los creyentes católicos no se les exige abstinencia. Los creyentes cátaros no podían tomar parte en juicios, los cuales querían sustituir por arbitrajes, pues creían en el arrepentimiento del culpable y no en su castigo. Podían comer carne. El creyente solo podía tender al Bien, desear convertirse en Bon Home, respetar y confiar en la Iglesia de Dios. Los creyentes eran sencillos: no renunciaban a las cosas materiales, pero rechazaban la intolerancia católica,
sus diezmos, penitencias y amenazas[46].

Había dos grados de creyentes. Para ser creyentes avanzados (‘cristianos’ o ‘novicios’) había que pasar unas pruebas; si las superaban podían rezar el Pater [noster] y llevar vestido negro o azul marino. Pero todavía eran prisioneros del Mal y por eso necesitaban de un guía, de una fi gura intermediaria: los perfectos. Estos discípulos aprendices a perfectos cátaros eran llamados ‘Joan’ o ‘Joana’. Igualmente, la iglesia cátara era llamada Joana en la clandestinidad [21], por Juan el Amado.

Perfectos [perfeit en occitano] o Buenos Cristianos : los que habían recibido el espíritu santo por medio del consolament, que es el descenso del Espíritu sobre un ser humano y se llama así porque el espíritu santo es llamado consolador (paráclito). Ellos eran tratados de ‘señor’. Los inquisidores llamaron al bon home ‘perfectus hereticus’[98]. Juan de San Grial: había aspirantes, puros y perfectos[362].

Se denominaba ‘puro’ al que se libraba del modelado del príncipe de este mundo. Y ‘perfecto’ a aquel que llegaba hasta el taller de modelado del Espíritu Santo. La siguiente etapa era la de los ‘ungidos’... [276].


17 BELPERRON P. (1942) La croisade contre les albigeois et l’union du Languedoc à la France. Plon, Paris.

19 BERGA E. (2012) El catarismo en la tradición espiritual de Occidente. Fundación Rosacruz. Zaragoza.

20 BEYER DE RYKE B. (2002) Le Moyen-Age et ses dissidents réligieux: cathares et béguines. En: DIERKENS Alain et MORELLI Anne, éd., «Sectes» et «Hérésies», de l’Antiquité à nos jours, Editions de l’Université de Bruxelles, 2002.

21 BIBIÀ J. (2011) Introducció a la història del catarisme. Ed. Septimania. Colecció
Catarisme de Butxaca. Núm. V. Sanauja.

28 BRENON A. (1989) Le vrai visage du catharisme. Éditions Loubatières. Portet-sur-Garonee.

43 DUVERNOY J. (1987) La captura del cátaro Bélibaste. Muchnik Editores. Barcelona.

46 ESCURA X., F. RIART y O. GARCIA (1998) Càtars i trobadors. Signament Ed. Barcelona.

78 de LA FARGE B. (2001) La voie cathare (2ed). Diff usion rosicrucienne. Le Tremblay. France.

98 MESTRE i GODES J. (1994) Els càtars: problema religiós, pretextpolític. Llibres a l’Abast. Barcelona.

178 WALKER M. (2006) La tragedia de los cátaros. Edicomunicación S.A. Barcelona.

277 JUAN DE SAN GRIAL (2009) La Rosa de los Serafitas (I). Mandala ediciones. Madrid. 

362 JUAN DE SAN GRIAL (2014) Los cátaros: la Iglesia del amor. Associaciò per l’estudi de la cultura càtar. (Original ruso en 2006)

 

Kondratiy Andreyev

Estamos en las Redes Sociales

Suscríbase y reciba de regalo una revista en PDF
'EL BARCO BLANCO'

¿Como pagar atravéz de tarjetas bancarias?

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadisticas de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si accepta o continuar navegando, consideramos que acepta su usa. Puede cambiar la configuración u obtener más información haga clic en el botón "Política de Cookies"