Mi Cesta

LA ESCUELA DE LA SOBREILUMINACIÓN | Bogomilizmo - Juan de San Grial
Espiritualidad cátara
Republica Guinea Ecuatorial 4º-7C46022Valencia, España+34 677-928-573

Del libro de Juan de San Grial "BOGOMILISMO: la espiritualidad del universum luminoso"

La Madre Divina a Juan de San Grial, 29.08.2012

Para que los hijos sean felices solo se necesita una cosa: padres buenos y cariñosos, que hablen con ellos en el idioma del amor, la sabiduría, el rigor y el perdón absoluto.
¡Limitaos al conocimiento del Padre y de la Madre del amor puro! No les hace falta nada más a los nacidos en la Tierra para la salvación y la beatitud.

El conocimiento de Dios es la cúspide de la gnosis. A ella aspiraban los grandes sabios y maestros de la antigüedad. Nuestros buenos padres cátaros y bogomilos eran grandes gnósticos. Su gnosis divina era CONCE BIR A LOS BUENOS Y DIVINOS PADRE Y MADRE, olvidados, Y AL HOM BRE, profanado y remodelado, pero que misteriosamente conserva la plenitud de la divinidad.

El conocimiento-divinización

Es habitual comprender el conocimiento de Dios como teología: un conjunto institucional de esquemas dogmáticos. Los bogomilos, por su parte, hablaban del conocimiento-visión iluminativa, del conocimiento-unión, del conocimiento-divinización.

El hombre se diviniza no solo gracias a los sacrificios que han hecho por él, sino también por el hecho de que es una divinidad desde el principio, sellada y dormida, que se despierta.

Contra el conocimiento tecnotrónico de tipo humanoide, que crea cada vez más tipos de armas de destrucción masiva (con el potencial de transformar la Tierra en un desierto), los bogomilos predican los seis colores luminosos del conocimiento div ino:

1) el conocimiento de nuestro Padre, conocimiento que se ha perdido en la Tierra;
BOGOMILISMO: la espiritualidad del universum luminoso
2) la visión del Padre;
3) la adoración del Padre;
4) la marcha hacia el Padre;
5) el servicio al Padre;
6) el matrimonio con el Padre. 

El Tálamo nupcial mirrífero, invalorable y arcano, del martirio-dormición, es uno de los grandes misterios de la Tierra. ¡A pesar del cierre, las prohibiciones, los tabúes, los miedos, las fobias... desde la Tierra el hombre puede conocer a la Divinidad más fácilmente que en los cielos inferiores y medios!

El conocimiento del Dios verdadero trae la vida eterna

El sumo sacerdote melquisedequiano Cristo ora antes de Su arresto en Getsemaní, mencionando el tipo de conocimiento que revela al Padre, la gnosis sobreiluminada: ‘Daré la vida eterna a todos los que Tú me has dado. Esta es la vida eterna: que te conozcan a Ti, el único Dios verdadero’150.

¡La vida eterna se alcanza solamente con el conocimiento del verdadero Dios!, he aquí de lo que hablan hoy en día en San-Salvador Verdadero los rangos inmortales del bogomilismo: los atlantes, hiperbóreos, eslavo-teogamitas y cátaros reencarnados.

Para conocer al Padre y divinizarse no se necesitan ‘canales de información’ de la cuarta dimensión ni conocimientos ocultistas ni aparatos técnicos ni laboratorios cósmicos y experimentos bajo el signo del Tíbet, nada de aquello de lo que se ocupa el cosmismo contemporáneo.

¡Cristo nunca enseñó acerca de agni-yoga, campos gravitacionales y de torsión, fisión de los cristales en los rayos solares y demás. No dijo ni una palabra acerca de la continuación de la vida por acciones electromagnéticas y otros asuntos de la ‘cocina’ hechicera del conocimiento prohibido!

El mensaje del Rey de los ungidos no es sobre la salvación de Israel y tampoco sobre la expiación de la humanidad (¡las quimeras judías pecadocéntricas!). El mensaje de Cristo es sobre el Padre, que definitivamente la humanidad no ha llegado a conocer.

A Cristo le sorprendía sobre todo que sus discípulos amados y amantes, dispuestos a escuchar sin fin sus sermones, que aceptaban su práctica, que incluso le seguían por el camino de la virginidad, se quedaban perplejos cuando él comenzaba a hablar del Padre...

No comprendieron el misterio de Nuestro Altísimo ni después de que Cristo se marchara. Es más, hicieron un ilit: ¡a Cristo lo inscribieron como hijo del demiurgo del Antiguo Testamento!

¡En la Tierra hay más de dos mil millones de cristianos... que no han entendido nada de Cristo!

¿Por qué Cristo no fue escuchado? Porque fue establecida la prohibición de conocer al Padre.

El callejón sin salida del agnosticismo

En esencia, el cristianismo predica el agnostici smo. El pseudo Dionisio Areopagita, Clemente de Alejandría y otros hablan de agnosia151: Dios es incognoscible. La cúspide del teoconocimiento es la teología apofática (negativa): Dios es aquel sobre el cual no se puede decir nada; la Divinidad no se puede ver...

¡Es fácil renegar de aquel de quien no se puede decir nada bueno y que no se puede ver!

Incluso un milenio después, en el siglo XV, la cúspide de la gnoseología del cristianismo se considera la doctrina del cardenal romano Nicolás de Cusa152 acerca de la ‘docta ignorancia’ y ‘el desconocimiento sabio’ de los verdaderos sabios: Sócrates, Salomón153 y otros. Nada aporta al conocimiento de Dios la teología apofática ni la catafática (aceptación de que la Divinidad posee los grados superantes de TODAS las cualidades). Tampoco se distingue por sus éxitos en el conocimiento divino el famoso tomismo (creación de Tomás de Aquino): la doctrina católica que aceptó la legitimidad de la ciencia y del conocimiento racional del mundo...

El sentido del conocimiento espiritual es la visión iluminada de la bondad del Padre

La gnoseología bogomila se opone al agnosticismo judeocristiano. En el centro de la existencia humana está el conocimiento, el saber. El sentido del conocimiento espiritual no son las crónicas históricas ni la escolástica ni las guías para el autoperfeccionamiento, las guías ascéticas, sino la visión iluminada de la bondad del Padre (difundido en la octuplicidad154), de los grandes misterios de la Sabiduría, la práctica de la bonhomización y la divinización.

¡EN LA TIERRA ES POSIBLE UNA PLENITUD DEL CONOCIMIENTO, COMO NO LA HAY NI EN LOS CIELOS! La Tierra es más que el cielo (los teohombres-bodhisattvas descienden a la Tierra no solo por compasión) y el cielo es más que la Tierra (por eso el alma se dirige de este mundo a su casa eterna).


150 Juan 17:2-3.
151 Del griego ἀγνωσία: ‘desconocimiento’.
152 Nicolas de Cusa llama a Dios el Único en el que se junta lo incompatible (¡es decir, mezclado!) y por eso cualquier afirmación sobre Él y cualquier característica de Él será incorrecta.
153 ‘Y refiriéndonos al sapientísimo Salomón, juzgaba todas las cosas difíciles e inexplicables por la palabra’. (Nicolás de Cusa. Acerca de la docta ignorancia. Lib.1, cap. 1).
154 La Gran Octuplicidad del bogomilismo: el Padre, la Madre, el Hijo, la Hija, el Espíritu Clarosanto, el teohombre, la Iglesia Blanca (la Gran Iglesia del amor), la teocivilización. La Gran Octuplicidad es móvil (por ejemplo puede incluir el Grial o la teohumanidad, en lugar de otros peldaños).
 
 
Kondratiy Andreyev

Estamos en las Redes Sociales

Suscríbase y reciba de regalo una revista en PDF
'EL BARCO BLANCO'

¿Como pagar atravéz de tarjetas bancarias?

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadisticas de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si accepta o continuar navegando, consideramos que acepta su usa. Puede cambiar la configuración u obtener más información haga clic en el botón "Política de Cookies"