Mi Cesta

El mayor de los grandes misterios

En un pasaje del libro de Juan de San Grial 'NUEVO EVANGELIO DE MARIA MAGDALENA'

El mayor de los grandes misterios, la gran irradiación del amor

El verdadero Dios no tiene nada en común con las ideas sinóptico-evangélicas. De Cristo procede el derramamiento solar de amor Minné.

Este es un amor inmenso. La suma de todo el amor posible en la Tierra está en Cristo.

Solamente así, se puede comprender su servicio en sus días terrenales. De Él no se esperaban sermones, ni tampoco curaciones. Las personas iban a su encuentro porque tenía el aura del amor Minné.

MARÍA MAGDALENA, el fuego del Sagrado Amor Minné

Para amar a Cristo adorándolo, es necesario comprender con claridad el amor que trasmitió en sus días terrenales y que fue la causa por la que pasó el Gólgota.

La categoría de lo pasional solamente puede ser comprendida después del derramamiento de Minné, el puro amor.

La más divina entre los divinos.
La Divinidad, la más divina, decididamente no es de este mundo.

Los cristianos tradicionales (especialmente los adventistas y otros cercanos a ellos) creen en el segundo advenimiento. ¡Perfecto!, ya que el segundo advenimiento es el advenimiento de Cristo del Padre del Puro Amor. Y comenzó hace más de mil años con el derramamiento de la sangre de Cristo. Pero esta sangre de Cristo no es expiatoria, sino que es el misterio del nacimiento del Cáliz.

El Cristo misterioso nos ha legado su sangre. Poseía un grado de amor tan grande que únicamente anhelaba entregarse por completo. ¡Cristo lo anhelaba sinceramente! (en este caso el Evangelio no adultera la verdad). Él anhelaba subir a la cruz, pues sobre la cruz su amor se multiplicaría millones de veces (por la cantidad de sus ultimas gotas).

No se puede entender el Gólgota en los límites de la doctrina fría y puramente racional como un sufrimiento inmenso. ¡Nada más lejano! El misterio del Gólgota consiste en que es lo más grandioso de lo grande, la gran irradiación del amor, una beatitud incomprensible y solar.

El Gólgota no es la expiación entendida en el ámbito de la doctrina escatológica del elohimismo, sino es el deleite increíble del supremo amor. El sol, sobre la montaña del Gólgota, iluminaba a la humanidad durmiente. No es cierto que los fariseos estuvieran cerca (decían: ‘Si eres el Mesías, baja de la cruz’, y deseaban su muerte cuanto antes),
se alejaron dos kilómetros de la montaña debido a la gran fuerza del sol.

...Yo veía cómo la cruz en el disco solar se encendía en aquellos corazones que estaban frente al Gólgota...

En nuestros días, los inmortales representan el Santo Grial como una cruz dentro del disco solar. Así es el milagro de Garabandal —el amor a Cristo que se enciende en los corazones. Es la cruz dentro del disco solar, que se revela a las multitudes.

El sol que estaba sobre el Gólgota de Cristo es precisamente la cruz de los cátaros, el símbolo de un amor Minné inmenso y prodigioso, un amor encendido hacia Cristo.

Él ascendió al Gólgota para superarse a Sí mismo

 Los cátaros llamaron a la imagen romano-bizantina de Cristo ‘el fruto de la cháchara dogmática’. Ésta solo refleja el culto, absolutamente dispar de la adoración. Es un abismo tremendo. El culto es muy distante y tiende a la idolatría. Siempre mantiene al ‘yo’ y al ‘tú’ en la distancia, haciéndola insuperable.

No hay nada semejante en el misterio de la adoración, la cual conduce hacia la unión y hacia su cúspide, el Tálamo nupcial10, y hacia aquello que está por encima
del Tálamo nupcial, la inmaculada concepción.

 María Magdalena era la adoración de Cristo personificada 

María Magdalena decía: ‘Aquel que está en el Cáliz es infinitamente mayor que aquel a quien conocí en sus días terrenales. En el Gólgota, su corazón se deshizo de amor. Él deseaba subir a la cruz y ascendió al Gólgota para hacerse superior a sí mismo. ¡Imaginad que veis ante vosotros a Cristo II, al Cristo del segundo advenimiento, que es más grandioso que el terrenal; Divinidad, más que Divinidad!’.

María Magdalena era la adoración de Cristo personificada. Ella trasmitía las vibraci ones de la adoración tan intensamente que inducía a miles de devotos a seguirla. Así nacían las escuelas de adoración a Cristo. Cuando el Novio llegaba a sus novias, ellas alababan el Tálamo teogámico.

Hoy muestro a la humanidad esta otra iglesia. Llegará la iglesia de los adoradores de Cristo...


10 Tálamo Nupcial —En el misticismo: elevadísima esfera espiritual de la unión perfecta del alma humana y Dios (teogamia o matrimonio divino). Según la explicación del autor, el Tálamo Nupcial se considera, entre los tesoros de la Iglesia perenne, como el tercer tabernáculo (tras la Cruz, que fue el segundo). —Ed.

 

Kondratiy Andreyev

Estamos en las Redes Sociales

Suscríbase y reciba de regalo una revista en PDF
'EL BARCO BLANCO'

¿Como pagar atravéz de tarjetas bancarias?

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadisticas de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si accepta o continuar navegando, consideramos que acepta su usa. Puede cambiar la configuración u obtener más información haga clic en el botón "Política de Cookies"