Mi Cesta
Carrito
Cart is empty

EL JARDÍN DE LA INFINIDAD

10.00 EUR
Poesía espiritual
Editorial: Asociación para el estudio de la cultura cátara
Peso: 0.57 Kg
Autor: Juan de San Grial
Libro de bolsillo: 368 páginas
ISBN: 978-84-945670-3-2
Contenido: La poesía espiritual
Cantidad  : 

El cantor inimitable del amor celestial

La antología de poesías de Juan de San Grial ‘El Jardín de la Infi nidad’, incomparable en su originalidad, contiene una gama riquísima de iluminaciones profundas sobre los más diversos fenómenos y procesos de la existencia espiritual y material.

La mirada perspicaz del autor penetra en la misma esencia, iluminando los lados arcanos tanto de los complicadísimos problemas de la actualidad como de eventos de la vida cotidiana. Estando lejos de su patria, el padre Juan, sin embargo, descubre una comprensión sorprendentemente extensa y profunda de lo que está ocurriendo en Rusia, inquietándose sinceramente por el empobrecimiento espiritual y moral de la sociedad y la personalidad.

 

Un poco de teoría

Antes de empezar a comprender el aspecto sustancial de la antología intentaré responder a una pregunta bastante razonable y frecuente: ¿qué ha provocado que Juan de San Grial haya recurrido al lenguaje poético?

Algunos estarían dispuestos a explicarlo arbitrariamente, con que el autor agotó la posibilidad de hacer llegar al lector, de modo vivo y comprensible, sus ideas sobre lo existente, sobre los virages de la historia humana, de diagnosticar con precisión los dramas y las tragedias humanas... Pueden decir que prefi rió la poesía a la prosa elevada y penetrante por no tener buena vida.

Para Juan de San Grial, según su propia declaración, la poesía es un modo exclusivo de hablar sobre lo indecible, para lo que las habituales formas de comunicación humana son poco expresivas e impotentes. Además su poesía es extraordinariamente nueva, accesible e inteligible, rechaza los dogmas, modelos y estilos poéticos de uso corriente.

Poseyendo un intelecto riquísimo, el padre Juan no cree que la poesía ni el lenguaje hablado son algo inferior, de segunda clase respecto a la prosa, como el estilo destinado a los ilustrados. ‘Prefi ero un lenguaje sencillo. Muchas posibilidades extraordinarias he perdido’.  Con lo cual el autor advierte a los que, al entusiasmarse con el estilo ‘elevado’, al caer bajo la infl uencia de las autoridades, pierden el sonido de su propia voz poética. Empiezan a depender de la opinión ajena y pierden la visión penetrante del pensador original que permite conocer la vida de la gente en su complejidad.

Valorando la poesía del padre Juan siempre hemos de tener en cuenta que su creación se basa en profundas bases espirituales. Ante nosotros no está un autor cualquiera más.

No escribo porque mi cabeza enferma de grafomanía esté.

Escribo porque otra cosa no puedo hacer.

Me dictan desde arriba. La Reina me pone sellos de mirró.

Mensajero directo de la Madre Divina crucificada soy.

(Nostalgia de Rusia)

 

El propio poeta reconoce que no escribe ‘para los fariseos ni escribas, amantes de la ropa interior expresiva’. 

El padre Juan es inimitablemente original en su autoevaluación, dibuja su autorretrato de una manera cada vez diferente.

Solo Dios sabe lo que pasará mañana, en algún momento.

Pero nunca se corrompió y una agenda con papel y lápiz no usó.

(Recluso anónimo)

 

El autor es ajeno a la soberbia egoísta y nunca aspiró a la gloria ni honores elevados. ‘No llegué a ser ni monseñor arzobispo ni rabino de caperucita negra ni cardenal’ 2. Libre de amor propio y ambiciones, el padre Juan se ve como un marginado amundano ‘en el patio trasero del verdadero yo’. Se identifi ca como llamado por la Reina Celestial bajo su teomaterno amparo.

Y desde entonces soy súbdito fiel de Su imperio.

De ninguna profesión de moda me enorgullezco...

(Autorretrato sobre papel cuadriculado)

 

Y más:

¿Quién soy yo, traidor a la patria o su salvador?

Preguntad a la Madre de Dios.

(¿Quién soy yo?)

 

Uno de los libros de la antología tiene título de ‘El Jardín de la Infinidad’. El Jardín de la Infinidad es el Jardín de la Eternidad Bondadosa,

no tiene principio ni límites ni final.                                                                                                                  

Exhala fragancias de las virtudes de la vida eternal.

(El Jardín de la Infinidad)

 

En el Jardin de la Infi nidad, el triunfo del amor y de la adoración. ‘Ya no arman jaleos con sus juicios fi nales los ortodoxos, ¡se alegran y danzan en corro!’.  Bajo la infl uencia de la bondad cambia radicalmente la orientación de los partidarios de las religiones mundiales. ‘Los católicos se han deshecho de su modorra secular y con la Iglesia Juánica se han puesto en corro a danzar. Ya no hace falta el Banco del Vaticano’ 3.

Todo el contenido de la antología está iluminado con la luz del amor hacia la Madre Divina. Sin Ella la vida parece ser triste, insípida y agria, ‘y la mano fatal pesa sobre ti irremediablemente’. Pero por mucho que se apene de la vida de la persona en esta época, su destino auténtico es adorar a la Señora divina, convertirse en custodio del Cáliz del Grial.

Sin la intervención de la Reina el mundo seguirá siendo dirigido por la mafi a y la gentuza farisaica.

En la alabanza a la Teoengendradora el autor de la antología ruega a la Madre Divina saciar a los hijos de la luz, del más pequeño al mayor, impedir catástrofes y eliminar la falacia religiosa 4.

Reina Celestial, filántropa, llena de gracia,                                                                                                                             

salva al mundo de la tercera guerra mundial nuclear...

El padre Juan llama a luchar como caballeros contra la calumnia realizada a la Madre Divina. La Reina necesita nuestra defensa. ‘¡Protege a la Reina, por Belcebú crucifi cada, humanidad! 5.

Lleno de dolor y afl icción el autor desenmascara la hipocresía de los fundamentalistas religiosos.

A Cristo entre Isaías y Ezequiel lo han puesto, y entre la lectura del Evangelio y el Salterio.

¡Han confundido al malhechor del Antiguo Testamento

  con el Novio de la cena Nupcial!

¿Puede haber mayor vileza en la humanidad?

(La ‘protección’ cristiana de la sinagoga)

 

¡Con el profeta original la sinagoga no tiene nada que ver!

Moisés ha sido calumniado, reescrito al revés.

(La Sinagoga contra el profeta)

 

Amparándose en el Antiguo Testamento, la inquisición durante milenios justifi ca las torturas y ejecuciones. Los fariseos pintan y propagan la imagen falsa de Cristo, ‘comprensible para el pueblo’.

 

Han manipulado el Evangelio convirtiéndolo

   en erróneo, reescrito:

los malhechores son dioses, los santos han desaparecido. (...)

 ¡Ay de ellos, con sus injertos en los originales evangelios,

y lugares comunes desfasados del Antiguo Testamento!

(Nueva redacción)

El fariseísmo mundial es desenmascarado como el enemigo encar nizado del género humano. Hasta hoy en día, fi ngiendo virtuosamente, se adapta a las realidades del siglo XXI. ‘La Iglesia Negra farisea es peor que las profundidades del infi erno. Allí siempre hay envidia, lujuria y abochornamiento, ritos formales, oscuras pasiones...’ 6.

Para no llegar ‘a ser un malvado y ritual fariseo’ hay que merecer ‘leer la Torá original y el Evangelio de los esenios 7’. Entonces ‘la hipno sis de programación psicolingüística (...) no funcionará’.

 

Pero no hay que entregarse al abatimiento: ¡nos espera la transfi guración de las religiones tradicionales!

Ya basta de trastrocar:

por ilusión de divinización hacer pasar el mal,

un ritual muerto por evangelio salvador,

¡elevar a la categoría de doctrina el oscurantismo malhechor!

(Transformación de las religiones tradicionales)

Ocurre ‘la resurrección del cristianismo en sus principios originales

entre cristos pequeños y grandes.

Y con él, el budismo original,

el zoroastrismo, los maniqueos.

¡Los pioneros descienden milagrosamente del cielo!

El mal es expulsado al margen de la historia.

Al Padre del Amor Puro y a sus huestes, ¡gloria!

(Ibidem)

Siendo no solo un teólogo eminente, sino también un fi lósofo brillante, Juan de San Grial da una valoración crítica del estado del pensamiento fi losófi co moderno. ‘Se ha desteñido’ el aura de los fi lósofos del siglo XIX que antes eran considerados directores de las conciencias de muchas generaciones. Hoy en día están olvidados los aforismos de Arturo Schopenhauer, el mismo destino espera a Hegel y Kant... ‘¡Más sabia que todos los fi lósofos juntos es la Reina Celestial! 8.

 

En la antología está reprobada la infl uencia ‘zombifi cadora’ de los medios de comunicación sobre la persona.

 

¿Has leído muchas noticias?

         ¿Has visto en la caja tonta muchas tonterías?

Huye lejos de ti mismo hacia la esfera surrealista...

(Etruscos)

El poeta opone a la conversión del hombre en un robot sin alma al antirrobot, que se rebela contra ‘la robotización con chip premeditado’. ‘Los robots piensan mejor, hacen más servilmente todo. Un robot hace 10.000 postraciones en una noche...’.

La salida está en la simplifi cación de la vida:

Vivir una vida sencilla es magnífico. Patatas, colmenas de miel.

Alimentos naturales. El prójimo tal y como es.

¿Y qué necesita el ser humano más?

(Los antirrobots)

 

Sin desdeñar el pan de cada día ni las obligaciones de la vida cotidiana, el padre Juan al mismo tiempo glorifi ca a los acumuladores del Espíritu y vaticina desgracias para los servidores del mammón.

El Espíritu Santo envuelve, diviniza, sana,

los falsos valores desenmascara.

(Himnos de los acumuladores del Espíritu)

 

El cantor inimitable del amor celestial, Juan de San Grial, pone el amor por encima de todos los dones y sin cansancio llama a amarnos unos a otros. ‘Sin amor, sequedad, como en el fondo del pozo mundial. Mucho tiempo deberá el recluso llorar, contra su propia vetustez luchar’. El autor recurre con acierto a las comparaciones vivas, de contraste, diciendo que la cabeza sin amor está llena de serrín, que una persona sin amor es un perista en potencia. Sin embargo, los labios de quien ama son como un panal de miel 9.

 

Como es debido para el mensajero y organizador del Templo de la Paz, Juan de San Grial manifi esta un ejemplo de adoración al prójimo independientemente de su nacionalidad: ‘No adoro menos a los españoles que a los ucranianos y croatas’. En esta llamada se observa claramente el sufrimiento por las contradicciones actuales que a veces llegan a ser colisiones de base internacional. Los poderosos del mundo demuestran su incapacidad absoluta ante las guerras fratricidas. ‘Impedir una tercera guerra mundial nuclear solo está en manos de la Reina parta: los misiles con cabezas nucleares parar’ 10.

El autor, con una compasión profunda propia de él y al mismo tiempo con una irreconciliabilidad con el mal, dirige su mirada hacia el complicado período soviético de la historia rusa. Describe las características del régimen político con una profunda visión espiritual, la vida de los líderes y de la gente sencilla. Cuánta simpatía misericordiosa y trato bondadoso, por ejemplo, hacia Svetlana Alilúeva, la hija de Iosif Stalin. Y aunque

El padre Juan no tenía por qué haber conocido

                    a Svetlánochka Alilúeva

Svetlana y yo nos conocemos de lejos y de cerca.

No es imprescindible conocerse en la Tierra.

 

Juan de San Grial examina su trágica vida con un cuidado de pastor y de padre: ‘... inevitablemente fue perseguida por los demonios. Expulsada. El cáliz de su padre le sigue el rastro’ 11.

 

Rusia se convertirá en una comunidad de federaciones autónomas

sin medios de comunicación vendidos, paparazzi ni cajas tontas.

En lugar de aldeas abandonadas, mielífero colmenar.

En lugar de fraude electoral, poder popular.

(La Rusia futura)

 

El arquetipo florece en el lugar de los antiguos penales.

Y es inútil convertir Rusia en campos de concentración bestiales.

(Convierten Rusia en un campo de concentración...)

 

El gulag se convierte en una floreciente ciudad jardín.

La patria se libera de la angustia envidiosa de Caín,

depura la creación de mitos, la codicia y el mal.

En Rusia la profecía luminosa se hace realidad.

(Jardineros de ciudades divinas)

 

La poesía, igual que toda la actividad de Juan de San Grial, está empapada de un respeto especial por la bondad divina. Él eleva la bondad, junto al amor, al rango de las virtudes supremas.

Invocando la bondad sin cansancio, el padre Juan presta atención a la alteración del sentido de esta virtud, desenmascara las tentativas de dar el sentido contrario a la palabra ‘bondad’:

Hay que castigar la bondad si uno no se santiguó junto al sagrario,

o no lo hizo de frente, sino de lado.

Pero es bueno castigar a los herejes...

(Bondad, y bondad ‘a su manera’)

 

‘La virginidad salvará al mundo, y no la evolución ni la tecnocracia’ 12. Esta idea revolucionaria atraviesa toda la antología. La humanidad sufriente espera a su ungido de marca virginal.

 

La lectura de esta antología con corazón y con profundidad revelará al lector una visión increíblemente nueva de los problemas sustantivos de la existencia, del sentido de la vida, le permitirá hallarse a sí mismo en la vorágine del fl ujo de la vida. La creación poética del padre Juan es un pozo de sabiduría, una guía segura entre las desgracias terrenales hacia el hallazgo de la fuente inagotable del bien y del amor: la Madre Divina.

 

Mijaíl Svetlov,

doctor en filosofía

 

1 ‘Una simple conversación’.

2 ‘Autorretrato sobre papel cuadriculado’.

3 ‘En el Jardín de la Infinidad’.

4 ‘¡Salud, Teoengendradora!’.

5 ‘Humanidad, defiende a la Reina’.

6 ‘Himnos de los acumuladores del Espíritu’.

7 ‘Antepasados de bogomilos y cátaros: esenios. Cristos después de Cristo, grandes y pequeños’.

8 ‘Conversión de los filósofos’.

9 ‘Nos amaremos los unos a los otros’.

10 ‘Adoración al prójimo’.

11 ‘Svetlana Alilúeva’.

12 ‘La virginidad salvará al mundo’. 

Comentarios
Victoria Mirra, 10.08.2017
Es un libro de poesía maravilloso. Padre Juan nos habla de su pasado en Rusia y de otros padres y madres mártires, y ahora son victoriosos mirroforos
Sofia Tello, 14.04.2017
¡ Oh,! bellísima antología poética de Padre Juan. Son vivificantes y vivas, enamoran es una caricia para el alma un abrazo para el corazón. Sabiduría divina para lo más recóndito del ser que nos abren a la visión real de la vida del sufrimiento y la alegría de ver el mal oculto en el bien Poesía que llega al alma como un canto de amor mirrico sagrado que te acerca amar a la Reina celestial a la humanidad.
Escribir un comentario para este producto!
Nombre
E-mail
Por favor escriba un comentario
Evaluar producto
Editorial: 
Asociación para el estudio de la cultura cátara
Peso: 0.57 Kg
Autor: Juan de San Grial
Libro de bolsillo: 368 páginas
ISBN: 978-84-945670-3-2
Contenido: La poesía espiritual
Webseite www.webdesigner-profi.de
Kondratiy Andreyev
Chat con nosotros, estamos en línea!